Embajada de España en Ljubljana - Sección Cultural > Actividades > Artes Visuales > LA EXPOSICIÓN “Cuerpos de dolor. La imagen de lo sagrado en la escultura española, siglos XIV a XVIII.”

LA EXPOSICIÓN “Cuerpos de dolor. La imagen de lo sagrado en la escultura española, siglos XIV a XVIII.”

Cuerpos de dolor

Imagen de lo sagrado en la escultura española, ss. XIV-XVIII

Galería Nacional de Eslovenia, Liubliana
11 de octubre 2012 – 10 de enero 2013

  • Veintitrés esculturas originales, en su mayoría talladas en madera policromada, provenientes del Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Se trata de la exposición de mayor valor patrimonial presentada por España en Eslovenia, expuesta previamente en Lisboa y en Londres.
  • Las obras son fruto de una selección representativa de diversas escuelas y creadores, como Alonso Berruguete, Juan de Mesa, Gregorio Fernández o Luis Salvador Carmona, durante el período de mayor esplendor de la imagíneria o escultura religiosa española.
  • La exposición ha sido posible gracias a la iniciativa de la Embajada de España y de la Galería Nacional, y al imprescindible apoyo de las Secretarías de Estado de Cultura de ambos países, del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, y del Museo Nacional de Escultura de Valladolid. La fructífera colaboración entre ambos museos estatales y el apoyo de ambos Gobiernos da muestra de las excelentes relaciones entre ambos países
  • La exposición estará abierta al público en la Galería Nacional de Eslovenia, Prešernova, 24, Liubliana, entre el 11 de octubre de 2012 y el 06 de enero de 2013, excepto los lunes, el 1 de noviembre, el 25 de diciembre y el 1 de enero.

PREFACIO DEL CATÁLOGO

Cuando vimos por primera vez la selección de esculturas que vendrían a Ljubljana para esta espléndida exposición de imaginería española, pensamos al unísono que los dos soldados de Berruguete con las espaldas apoyadas el uno en el otro habrían de ser el símbolo del esfuerzo común de dos países que colaboran y se apoyan: Eslovenia y España.

“Cuerpos de dolor. La imagen de lo sagrado en la escultura española de los siglos XIV a XVIII”  le invita a hacer un recorrido a través de cuatro siglos de historia  de la imaginería española, género escultórico que alcanza su máximo esplendor al amparo del Concilio de Trento (1545-1563), en su misión de acercar el espíritu contrarreformista al sentir popular.

La iconografía del cristianismo es herencia y referencia imprescindible para entender nuestra cultura común. Las esculturas que aquí contemplamos son pura expresividad; más allá del hecho religioso, eran un modo común y directo de hablar a la gente – una población mayoritariamente analfabeta – en un contexto social convulso de guerras y luchas religiosas donde se suceden varias corrientes artísticas que soplan tanto desde Italia como desde Flandes, sin olvidar el nuevo viento atlántico que viene de América, donde la imaginería – escultura religiosa tallada en madera y policromada – caló hondo y fue vehículo del sincretismo religioso con las creencias indígenas.

Si bien, en sus comienzos, la obra creativa implicaba con frecuencia la intervención de dos artistas, un pintor y un escultor, el imaginero, o escultor de arte religioso, pronto asumirá ambas disciplinas en un mismo ejercicio creativo, sirviéndose de diversas técnicas que, en el caso español, priman casi exclusivamente la madera policromada, buscando un hiperrealismo expresivo, dramático, destinado a conmover al devoto.

La exposición ofrece la excepcional oportunidad de contemplar una selecta muestra de veintitrés obras del Museo Nacional de Escultura de Valladolid, que informan sobre la evolución vivida por este arte, englobando a sus diversas escuelas, estilos, y a sus más grandes creadores. Desde, por ejemplo, el “San Juan Evangelista” (primera mitad del siglo XIV), anónimo castellano del Taller de Palencia, hasta la “Santa María Egipcíaca” (segundo tercio del XVIII), de Luis Salvador Carmona, pasando por las cinco esculturas del magnificente Retablo Mayor de San Benito El Real (1526-1532), de Alonso Berruguete, referente fundamental que, tras su paso por Italia, incorpora a la tradición imaginera el acervo renacentista italiano, marcando un estilo “berruguetesco” propio.

Es de justicia reconocer el especial esfuerzo que la itinerancia eslovena de esta exposición ha demandado, tras su paso por Sevilla y Lisboa, habida cuenta del extraordinario valor patrimonial de estas esculturas, y que ha sido posible gracias al tesón la Embajada de España y de la Galería Nacional de Eslovenia, y al apoyo de las instituciones implicadas en Eslovenia y en España, en especial las respectivas Secretarías de Estado de Cultura de ambos países, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España y, naturalmente, el Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

Buena parte de estas esculturas fueron creadas para integrarse en retablos o para colgarse en los muros de los templos de culto, por lo que su parte posterior se encuentra a menudo “desnuda”, lisa, oculta. La exposición presenta el reto de posar sobre estas obras una mirada contemporánea – no única, sino personal – que, reconociendo su gran carga histórica y su misión original, encuentre en cada una de ellas su identidad y valor artístico particulares.

El diseño – teatral – de la exposición, donde las figuras hablan entre sí, subraya su dramatismo, sugiere una relación dialógica, incluso personal, entre obras que, al ser “descolgadas” del muro o del retablo parecen anhelar ser confrontadas, entre sí y ante el público. Las esculturas hablan, provocan la imaginación del espectador que se convierte, mediante su personal interpretación de la gestualidad de lo que contempla, en actor integrante y activo de esta compañía. El gesto trasciende su tremenda fuerza expresiva y se convierte en acción. Son esculturas que más allá de la pura contemplación estética, arrancan una reacción emocional en el visitante: con-mueven.

Como los dos soldados que descansan espalda contra espalda, no anhelamos la simetría perfecta; buscamos conmover, mover juntos, provocar. Queremos, sí, agitar conciencias y sensibilidades, queremos dejar en ustedes una impronta que les acompañe al salir de la exposición. Confiamos en que las impresiones que estas esculturas les produzcan permanezcan como un mensaje claro y directo de que el diálogo – en este caso a través del arte – es posible y necesario, y de que es posible hallar, por muy distintas que nuestras lenguas sean, un lenguaje común de entendimiento.

Anunciada Fernández de Córdova, Embajadora de España y Barbara Jaki, Directora de la Galería Nacional

Dirección
Galería Nacional de Eslovenia y Embajada de España

Comisariado
María Bolaños, Directora del Museo Nacional de Escultura de Valladolid
Manuel Arias Martínez, Museo Nacional de Escultura de Valladolid
Miguel Ángel Marcos Villán, Museo Nacional de Escultura de Valladolid

Coordinación
Mateja Breščak, Galería Nacional de Eslovenia
Sergi Farré, Maria Pilar Ycaza Murn, Embajada de España en Eslovenia

Diseño
Ranko Novak

La exhibición ha sido posible gracias al esfuerzo de las siguientes instituciones: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España, Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación – AECID, Ministerio de Educación, Ciencia, Cultura y Deporte de la República de Eslovenia, Embajada de España en Eslovenia, Galería Nacional de Eslovenia, Museo Nacional de Escultura de Valladolid

Más información en inglés: http://www.ng-slo.si/en/

Tríptico en esloveno, inglés y español: http://espanacultura.si/wp-content/uploads/2012/11/Zlozenka-SloEngSpa.pdf

Tríptico en croata, alemán e italiano: http://espanacultura.si/wp-content/uploads/2012/11/Zlozenka-CroGerIta.pdf